Redes Sociales y Posicionamiento SEO

Redes Sociales y Posicionamiento SEO

La pregunta que recibimos muy frecuentemente de nuestros clientes es si las redes sociales afectan al posicionamiento SEO (es decir, en los buscadores, como Google). La respuesta es sí!

A la hora de posicionar un sitio web, para Google no es lo mismo uno cuya presencia online es sólo a través de unas cuantas páginas estáticas, sin perfiles sociales, que un sitio web con gran presencia en las redes sociales: seguidores e interacciones con su contenido publicado (me gusta, comentar, compartir o retweets). Esto quiere decir que una marca o empresa que tenga un sitio web bien diseñado y desarrollado para los buscadores, con buena actividad en las redes sociales, tendrá más chances de estar mejor posicionada en SEO.

Para Google, hay varios factores que demuestran la autoridad o popularidad de un sitio web, parte de ellos, desde hace unos años,  son también las redes sociales. Cuanto más compartido o comentado sea un artículo o un post en perfiles sociales, mayor será el valor o interés que demuestre para los usuarios.

Redes sociales y posicionamiento SEO: sí afectan!

Ahora bien, para contar con unas redes sociales que sean atractivas para nuestro público objetivo, tenemos que ofrecerle contenido de calidad, que le genere interés,  y que le “hable en su lenguaje”. En las redes, como en la vida, no es lo mismo hablarle a una persona de 18 años, que a una de 50 años; así como no es lo mismo hablarle a alguien que ama la música clásica, que a otra enamorada del estilo house. Se trata de  desarrollar un contenido pensado e implementado para captar la atención de nuestro target. Esto no quiere decir que debamos omitir la inversión en publicidad, muy por el contrario, al menos en una primera instancia, debemos promocionar nuestro contenido en las redes sociales, porque si nuestro contenido es fantástico, pero no lo ve nadie, no habrá interacción posible con él.

Por último, si nuestro contenido es de valor y lo publicitamos para difundirlo a través de las redes sociales, el tipo de usuarios que nos siguen también es un factor importante para alcanzar una interacción eficaz: no queremos “10.000 seguidores zombies”, queremos fans reales que interactúen (pongan me gusta, compartan, comenten nuestros posteos). Entender la segmentación, a quién nos dirigimos, y qué les interesa, es parte esencial para que nuestras redes sociales afecten nuestro posicionamiento SEO, nos ayuden al posicionamiento de nuestro sitio web en forma positiva.

Hoy en día, las redes sociales que más afectan el posicionamiento SEO son: Facebook, Twitter, y Google+. ¿Hay que estar en las tres? Como siempre decimos a nuestros clientes: hay que estar en las que tienen sentido para nuestro negocio. Contar con un community manager que entienda y siga una estrategia nos ayudará a administrar nuestras redes sociales de manera eficiente.

Cómo funciona la Publicidad en Facebook?

Cómo funciona la Publicidad en Facebook?

Hoy en día se calcula que más de 1.700 millones de personas utilizan Facebook al mes. Es la red con mayor cantidad de usuarios mundiales, y por eso, se transforma en un medio interesante para pautar! Pero cómo funciona la publicidad en Facebook?

Antes de responder a esta pregunta, veamos primero por qué es importante hacer publicidad en esta plataforma social. Utilizamos Facebook por muchos motivos, buscamos contenido que responda a diversos intereses personales. En ese momento, al estar sumergidos en ese mundo, nos encontramos predispuestos a recibir sugerencias que respondan a nuestras inquietudes, ya sea publicaciones patrocinadas de perfiles de empresas a los que seguimos, páginas nuevas sugeridas, publicidades de sitios webs  que visitamos previamente, publicidades de tiendas cerca de un área determinada, etc.

Detrás de cada recomendación que la plataforma nos hace, a través de la publicidad, existe una ingeniería de datos; datos que nosotros le dimos previamente a Facebook y que los anunciantes seleccionan dentro de sus estrategias y campañas de marketing.  Hablamos de datos demográficos, comportamientos e información personal.

¿Cómo sucede eso? Cada vez que navegamos en Facebook dando un Like o compartiendo un post, actualizando nuestro estado, reaccionando a fotografías, estamos brindándole información a Facebook para que pueda clasificarnos en diversos segmentos (grupos de personas con características y necesidades similares). Al hacer publicidad en Facebook las marcas segmentan a su público, eligen a qué porción del mercado van a dirigir sus comunicaciones, segmentos dentro de los cuales nosotros, los usuarios, nos encontramos clasificados.

Y esto es así porque, con la evolución del marketing, se comprendió que estrategias como: “Quiero llegar a todo el mundo” no arrojan resultados eficaces. Quien quiere llegar a todo el mundo, termina no captando la atención de nadie…

Entonces, conociendo este funcionamiento de Facebook, la pregunta siguiente es: ¿cómo hacer publicidad en Facebook? Responderemos que dicho proceso conlleva los siguientes pasos:

  • conocer los objetivos que tenemos con la publicidad (promocionar una publicación o una fanpage, aumentar el alcance, aumentar conversiones en el sitio web, promocionar un catálogo de productos, etc)
  • definir elsegmento (porción del mercado) al que nos interesa atraer, para luego convertirlos en leads
  • contar con publicidades que le hablen a ese público de la forma y el formato que le gusta, ofrecer contenido que le resulte interesante
  • administrar el presupuesto, que siempre tendrá un costo menor que los medios tradicionales
  • medir los resultados, para continuar o incrementar las tácticas que permiten alcanzar el retorno buscado y modificar aquello que no logra los resultados esperados

¿Cuándo funciona la publicidad en Facebook? Cuando responde a los objetivos de marketing planteados.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad, y si necesitás ayuda para hacer publicidad en Facebook, no dudes en contactarte con nosotros.

Razones para invertir en Redes Sociales

Razones para invertir en Redes Sociales

Las redes sociales atraen a todo tipo de público porque son el espacio virtual donde se puede interactuar con otros. Y esto es lo básico que deben comprender las marcas. Ellas abren las fanpages o perfiles, pero no son dueñas de la comunidad que vaya formándose alrededor de ellas. Las marcas son invitadas, se les ofrece la posibilidad de tener una presencia en los momentos libres con los que cuentan los usuarios, aquellos en los cuales recurren a las redes sociales para satisfacer alguna necesidad, ya sea relacionarse con amigos, informarse sobre la actualidad, conocer tendencias en el sector al cual se pertenece, entretenerse, etc.

Cada red social tiene sus propias reglas de juego, sus tipos de contenido y formatos preferidos, y todas, como vimos previamente, responden a diversos propósitos.

Es así que, por ejemplo, las marcas no deberían ofrecer  en Facebook el mismo posteo que en Linkedin. Esto parece un ahorro de tiempo pero es una tacañería en la relación que puede desarrollarse con los seguidores en sus perfiles digitales, fundamentalmente cuando lo realizan marcas que podrían generar contenido de calidad y variado, respondiendo a los intereses en común con su comunidad.  Si los seguidores invierten parte de su  tiempo en seguir a una marca en las redes, es porque creen que tiene algo interesante que decir, que mostrar, que compartir con ellos; creen, en definitiva, que a la marca le importa conocer sus opiniones, interactuar y conocerlos.

Las redes sociales son el espacio  donde los clientes están dispuestos a ceder parte de su tiempo para escuchar a las marcas.

Por eso, una marca que posea redes sociales, debe invertir tiempo y recursos,  ofrecer contenido de calidad, con una estrategia que coordine las campañas y posteos. Si no cuenta con el personal idóneo para manejar correctamente sus perfiles, debe invertir en un social media manager  o en un community manager, que son los profesionales indicados para guiar las acciones y ser el nexo adecuado con la comunidad.

Las redes sociales, en el siglo XXI, no son un gasto, son una inversión más dentro del plan integral de marketing y comunicación en las empresas que quieren triunfar en sus mercados, sin importar si se trata de grandes organizaciones o pequeñas empresas.

Si necesitás ayuda para gestionar tus redes, no dudes en contactarte con nosotras.

¿Qué es Linkedin? ¿Lo estás usando correctamente?

¿Qué es Linkedin? ¿Lo estás usando correctamente?

Linkedin es la red social profesional con mayor reconocimiento y cantidad de usuarios a nivel mundial. Una vez que somos parte, es decir, ya hemos creado nuestra cuenta y hemos manifestado explícitamente nuestros antecedentes laborales y académicos, nos ofrece una amplia gama de beneficios. Por eso, no debe ser vista como un currículum vitae online estático. Entre las posibilidades que nos brinda, se encuentran, por ejemplo:

  • mostrar nuestra experiencia y backup
  • conectarnos con personas con quienes nos hemos relacionado previamente (como colega, amigo, cliente, etc) e ir sumando contactos nuevos a medida que nuestra carrera o profesión avanzan
  • postear actualizaciones que permitan consolidar nuestra imagen profesional y el personal branding
  • comentar, recomendar o compartir actualizaciones de nuestros contactos
  • participar de grupos y debates con artículos o comentarios propios
  • publicitar servicios (cursos, talleres, consultoría, etc)
  • seguir las actualizaciones de determinadas empresas o influenciadores de nuestro interés
  • buscar empleo
  • ser recomendado o recomendar a alguien (amigo, colega, proveedor)

Linkedin tiene sus propias características y no debe ser confundida con redes como Facebook, es decir, que tienen un objetivo más jovial y de entretenimiento.

Existe un uso consensuado dentro de cada red, y por eso, existe un código implícito que debemos seguir si queremos destacarnos por nuestras fortalezas y no por nuestros desaciertos.

Hay ciertos aspectos que debemos cuidar en nuestra vidriera online profesional y ciertamente evitar, como publicar fotos demasiado personales, tal vez haya algunas que nos encantan, pero ocurren en un contexto que no tiene nada que ver con el ámbito laboral (playa, happy hour,  con nuestros hijos, etc) y por ello debemos descartarlas para colocarlas en nuestro perfil; lo mismo sucede con el posteo de chistes o comentarios de índole político, sexual o religioso, y no nos referimos sólo a aquellos que puedan herir la susceptibilidad de terceros, sino también a aquellos que carezcan de toda razón para aparecer en una red pensada para maximizar la exposición profesional. Otro factor a tener en cuenta es la correcta escritura, ya que los errores ortográficos o gramaticales suelen ser un indicio de personas que no prestan atención a los detalles, son desprolijos o no se preocupan por la imagen que proyectan.

Las empresas también pueden beneficiarse de la utilización de esta red, siempre que mantengan un perfil acorde a la misión e identidad corporativa. Los artículos que publiquen  o compartan, tienen que tener relación con su negocio, tienen que ofrecer calidad y valor a los usuarios que los lean, y deberán mantener una sinergia continua con el resto de las comunicaciones que genere y envíe al mercado (ya sea en el tono, en el lenguaje utilizado, en el contenido, en el diseño, etc).

Ya sea que poseamos un perfil de persona o de empresa en Linkedin, debemos cuidar siempre nuestra reputación online, mantener una conducta acorde a los valores con los cuales queremos ser vinculados, aprovechar la oportunidad de tener una presencia digital activa y construir nuestra imagen de referente en el área que nos compete, aquel donde tenemos mayor pericia y nos interesa seguir desarrollándonos.

¿Qué es un Community Manager? ¿Cuáles son sus funciones?

¿Qué es un Community Manager? ¿Cuáles son sus funciones?

Un community manager es el profesional que gestiona y administra las redes sociales de una empresa u organización; es el eslabón entre la marca y su comunidad online; es el encargado de establecer y mantener relaciones a largo plazo con los fans (sean clientes reales o potenciales).

Las cualidades de un buen community manager son varias, entre ellas, poseer conocimientos técnicos de estrategia, marketing, creatividad, redacción, gramática, comunicación 2.0, generación de contenidos; en términos de su personalidad, debe ser respetuoso, flexible ante los cambios, ordenado (sobre todo si maneja varias cuentas), atento a lo que sucede en la actualidad, debe poseer empatía con su comunidad, así como capacidad de análisis; sólo por mencionar las más básicas.

Este profesional se dedica a la gestión de las redes sociales, con diversidad de horarios, puede tener una dedicación full time, así como una actividad dentro de un período de horas determinado; organiza previamente su hoja de ruta para tener contenido interesante para la comunidad, así como para poder responder consultas o reclamos de los usuarios, siempre en un trabajo en conjunto con la organización a la que representa en el mundo digital.

¿Entonces, qué es un community manager?

Como vemos, ser community manager no es sólo escribir posts en Facebook, es una actividad que conlleva conocimientos y habilidades imprescindibles para darle coherencia a la marca ante su mercado y abrir posibilidades a que ésta se alimente incluso de información valiosa que los clientes le brindan gratuitamente, sólo por el hecho de participar en las redes sociales adecuadas. Las marcas, gracias a la gestión de estos profesionales, pueden incluso captar deseos de los clientes, enterarse de fallas en los productos que no fueron previamente descubiertas, conocer las reacciones masivas ante publicidades difundidas, etc.

Fotos y selfies…¿cómo influyen en nuestra imagen personal?

¿Quién no soñó alguna vez con ser la heroína invencible que nos muestran en las películas de acción?

¿Quién no soñó alguna vez con tener un cuerpo espectacular, bien formado y esbelto?

¿O simplemente poder usar las prendas ajustadísimas y botas altas para parecernos a la “chica ideal”?

Todo esto alguna vez nos pasó, ¡seguramente!

Y no está mal querer parecerse a la chica invencible. Ni fantasear con tener a todos los chicos lindos a nuestros pies…

Pero ¿qué pasa cuando sin querer estamos proyectando una imagen de “chica felina” tipo Gatúbela y después nos molestamos cuando nos llegan mensajes indeseados por Facebook o Twitter, o a través de cualquier red social en la que interactuamos con otras personas y nuestras fotos están expuestas? Y no hablo solo de un álbum privado sino simplemente de la foto de perfil…ésa que en pocos segundos habla de nosotras y transmite parte de nuestra identidad, de nuestra forma de ser y de nuestra forma de comunicarnos con los demás.

Más importante aún es cuando esas fotos “felinas” las usamos como perfil en redes sociales laborales y cito como ejemplo a Linkedin, que es la más conocida.

Así como nuestra vestimenta, nuestros gestos, nuestra forma de hablar, de mirar, etc. hablan de nosotros, la foto lo hace en sólo un instante, es verla e imaginarse cómo es esa persona. Como no tenemos la oportunidad de hablar con ella y ver qué piensa, cómo se desenvuelve, nos quedamos con la primera impresión virtual.

Y si esa primera impresión no nos identifica, no dice quiénes somos realmente, entonces estamos proyectando una imagen que no queremos, no es la imagen personal deseada.

Tengamos cuidado al elegir en qué redes sociales nos mostramos y de qué manera. Y recordemos que la primera impresión, si es negativa, es muy difícil de revertir. Mucho más cuidadosos debemos ser si estamos buscando empleo, ya que la empresa a la que aspiramos ingresar puede ver nuestros perfiles, leer lo que publicamos y dejarnos fuera del proceso de selección, sin siquiera darnos la oportunidad de una primera entrevista.

Te aconsejo entonces que hagas un análisis de las fotos que publicás antes de que te perjudiquen…

Usemos las redes sociales a conciencia y evitemos proyectar una imagen personal que no queremos: cuidemos también nuestra reputación online.

 

imagen personal gabtubela  gatubela imagen personal reputacion online

Redes sociales: estar o no estar, no es la cuestión

Redes sociales: estar o no estar, no es la cuestión

Es común que dueños o gerentes de empresas, no importa el tamaño que tengan, piensen que sus marcas tienen que estar en todas las redes sociales existentes. Cuando se les pregunta por qué, sólo responden: porque sí, porque hay que estar.

Pero la respuesta correcta no es ésa.

¿Hay que tener presencia online? Sí, claro.

¿Hay que estar en todas las redes sociales? No.

Ése es el punto.

Hay que tener presencia en las redes sociales que sirvan a nuestro negocio, aquellas donde exista participación de nuestros clientes reales o potenciales, donde podamos dar valor agregado al contenido que generemos y compartamos.

De nada sirve abrir un canal de Youtube si no se tienen videos propios y de buena calidad para subir, o tener una cuenta de Twitter donde se postee una vez por semana, tampoco sirve que “quien tenga tiempo” postee algo, de vez en cuando, en alguna de las redes de la empresa o emprendimiento que “flotan” en internet. Es un error común también subir un post sobre cualquier tema, sin relación alguna con el tipo de negocio o mercado al que las empresas van…

Si decidimos tener una red social, hay aspectos que debemos tener en cuenta:

1) Fijar un objetivo y saber qué resultados queremos alcanzar. Esta etapa incluye decidir por qué queremos estar y en qué redes.

2) Dedicar tiempo: decidir sobre qué temas hablaremos, generar contenido que despierte interés (y sin faltas de ortografía!), responder las preguntas o comentarios que recibamos, alimentar el engagement de los seguidores, etc.

3) Medir los resultados que vayamos logrando y analizar si nos acercamos o no a los que habíamos planteado, y modificar lo que sea necesario para alcanzar el éxito.

Al entender todo lo que está involucrado, si llegamos a la conclusión de que no poseemos el tiempo ni los recursos suficientes para encargarnos de forma seria y eficaz de nuestro entorno digital, es preferible recurrir a una agencia especializada que nos ayude a contar con una presencia coherente, orientada a resultados, y que nos asegure una identidad uniforme frente al mercado, porque, como vimos, la exposición online también requiere una atención profesional.