¿Qué es Linkedin? ¿Lo estás usando correctamente?

¿Qué es Linkedin? ¿Lo estás usando correctamente?

Linkedin es la red social profesional con mayor reconocimiento y cantidad de usuarios a nivel mundial. Una vez que somos parte, es decir, ya hemos creado nuestra cuenta y hemos manifestado explícitamente nuestros antecedentes laborales y académicos, nos ofrece una amplia gama de beneficios. Por eso, no debe ser vista como un currículum vitae online estático. Entre las posibilidades que nos brinda, se encuentran, por ejemplo:

  • mostrar nuestra experiencia y backup
  • conectarnos con personas con quienes nos hemos relacionado previamente (como colega, amigo, cliente, etc) e ir sumando contactos nuevos a medida que nuestra carrera o profesión avanzan
  • postear actualizaciones que permitan consolidar nuestra imagen profesional y el personal branding
  • comentar, recomendar o compartir actualizaciones de nuestros contactos
  • participar de grupos y debates con artículos o comentarios propios
  • publicitar servicios (cursos, talleres, consultoría, etc)
  • seguir las actualizaciones de determinadas empresas o influenciadores de nuestro interés
  • buscar empleo
  • ser recomendado o recomendar a alguien (amigo, colega, proveedor)

Linkedin tiene sus propias características y no debe ser confundida con redes como Facebook, es decir, que tienen un objetivo más jovial y de entretenimiento.

Existe un uso consensuado dentro de cada red, y por eso, existe un código implícito que debemos seguir si queremos destacarnos por nuestras fortalezas y no por nuestros desaciertos.

Hay ciertos aspectos que debemos cuidar en nuestra vidriera online profesional y ciertamente evitar, como publicar fotos demasiado personales, tal vez haya algunas que nos encantan, pero ocurren en un contexto que no tiene nada que ver con el ámbito laboral (playa, happy hour,  con nuestros hijos, etc) y por ello debemos descartarlas para colocarlas en nuestro perfil; lo mismo sucede con el posteo de chistes o comentarios de índole político, sexual o religioso, y no nos referimos sólo a aquellos que puedan herir la susceptibilidad de terceros, sino también a aquellos que carezcan de toda razón para aparecer en una red pensada para maximizar la exposición profesional. Otro factor a tener en cuenta es la correcta escritura, ya que los errores ortográficos o gramaticales suelen ser un indicio de personas que no prestan atención a los detalles, son desprolijos o no se preocupan por la imagen que proyectan.

Las empresas también pueden beneficiarse de la utilización de esta red, siempre que mantengan un perfil acorde a la misión e identidad corporativa. Los artículos que publiquen  o compartan, tienen que tener relación con su negocio, tienen que ofrecer calidad y valor a los usuarios que los lean, y deberán mantener una sinergia continua con el resto de las comunicaciones que genere y envíe al mercado (ya sea en el tono, en el lenguaje utilizado, en el contenido, en el diseño, etc).

Ya sea que poseamos un perfil de persona o de empresa en Linkedin, debemos cuidar siempre nuestra reputación online, mantener una conducta acorde a los valores con los cuales queremos ser vinculados, aprovechar la oportunidad de tener una presencia digital activa y construir nuestra imagen de referente en el área que nos compete, aquel donde tenemos mayor pericia y nos interesa seguir desarrollándonos.