¿Por qué tu sitio web tiene que adaptarse a dispositivos móviles?

¿Por qué tu sitio web tiene que adaptarse a dispositivos móviles?

Hoy en día, la mayoría de la gente pasa gran parte del tiempo navegando por la red desde su celular o tablet. Y esta tendencia se materializa en diversas acciones, ya sea distraerse en las redes sociales, mantenerse informado, contestar mails, o realizar búsquedas antes de decidir una compra, explorando sitios web.  Es común ver que, incluso en el punto de venta, un usuario compare el precio o la prestación de un producto con el que ofrece la competencia en forma online.

En cualquiera de estos casos, es muy frustrante acceder a un sitio web que no puede leerse o verse correctamente desde un dispositivo móvil; y esto ocurre porque, al ser diseñados, no fueron pensados para este tipo de comportamiento de los consumidores. Surgen entonces diversos tipos de problemas con el que los usuarios se encuentran: una navegación complicada, información de difícil acceso,  una respuesta del hosting demasiado lenta, palabras e imágenes demasiado pequeñas,  botones demasiado juntos, como pensados para dedos de duendes,  datos de contacto escondidos … y, ante cualquiera de estos obstáculos, la reacción del posible comprador será siempre la misma: huir del sitio web en cuestión.

En esos pocos segundos con los que contamos para captar la atención del cliente potencial, es imperativo que nuestro website le ofrezca la mejor experiencia. Por eso, debe contar con un diseño responsive, es decir, desarrollado para una navegación móvil amigable y eficaz.

Nuestro website es nuestra carta de presentación digital, por eso, merece que invirtamos en él los recursos necesarios para que nos ayude a atraer visitas y generar las leads que buscamos obtener, sean  ventas, solicitudes de cotización, suscripciones a newsletters, descargas o consultas.

Por eso, toda empresa o emprendimiento que quiera triunfar en los negocios, tiene que saber adaptarse y dejar atrás herramientas que, con el tiempo, se transforman en obsoletas…y contar, entre otras cosas, con programadores o diseñadores -internos o externos- que se actualicen constantemente en su profesión para poder responder a los requerimientos que las nuevas plataformas y dispositivos de los clientes exigen a las marcas, en cada interacción digital.